Teléfono del Aceite

Llámanos al Teléfono del Aceite
953 244 092  Ver Horario

¿No sabes qué aceite de oliva comprar? ¡Te ayudamos!

¿No sabes qué aceite de oliva comprar? ¡Te ayudamos!

Muchos de nosotros caemos en el error de pensar que todos los aceites de oliva son iguales. Lo cierto es que no lo son y que se encuentran grandes diferencias entre ellos. Te enseñamos cuáles son algunas de esas diferencias más acusadas y qué aceite de oliva comprar. 

El aceite de oliva es un producto que nunca falta en la cesta de la compra y que forma parte de nuestra alimentación habitual. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones compramos cualquier aceite de oliva pensando que todos son saludables y que no existen diferencias entre ellos. Esto es un grave error, puesto que sí hay diferencias y, además, muy señaladas.

En esta guía, te daremos las claves para ayudarte a elegir el mejor aceite de oliva y nunca más vuelvas a tener dudas sobre qué aceite de oliva comprar. ¡Guárdala para cuando la necesites!

Diferencias entre aceite de oliva y virgen extra

Antes de comenzar, es necesario saber distinguir entre los diferentes tipos de aceites de oliva que encontramos. Según su comercialización, podemos distinguir entre cuatro tipos de aceites de oliva:

- Aceite de oliva virgen extra. Es el aceite de la máxima calidad. No tiene ningún tipo de defectos y ha superado con creces el análisis químico y el panel de cata. Su acidez no supera los 0.8º. El aceite cosecha temprana pertenece al grupo “virgen extra”.

- Aceite de oliva virgen. Baja de categoría al encontrarse algún defecto, por mínimo que sea, en el análisis químico y/o en el panel de cata. Se elabora de igual forma que el virgen extra, de manera mecánica. Su acidez oscila entre los 0.8º y los 2º.

- Aceite de oliva lampante. Es el aceite que resulta de las aceitunas en mal estado. Su acidez es mayor a 2º y no es apto para el consumo humano. Se traslada a refinerías para transformarlo en aceite de oliva, sin apellidos. En los supermercados, lo encontramos como “aceite de oliva suave” o “aceite de oliva intenso”.

- Aceite de orujo. Es el aceite que resulta del orujo de la aceituna. Se traslada a orujeras.

En esta otra entrada del blog de Oliaesa, explicamos las diferencias entre cada tipo de aceite de oliva.

Beneficios de consumir aceite de oliva virgen extra

El aceite de oliva virgen extra es el aceite de la máxima calidad. Las propiedades y beneficios del aceite de oliva virgen extra lo convierten en la prioridad a la hora de comprar cualquier aceite de oliva.

El aceite de oliva virgen extra, también llamado AOVE, es rico en ácidos grasos, polifenoles y vitaminas. Los ácidos grasos del aceite de oliva virgen extra pertenecen al grupo de las grasas monoinsaturadas. Este tipo de grasas resulta ser un gran aliado para prevenir determinadas enfermedades cardiovasculares. De hecho, la Sociedad Española del Corazón recomienda el consumo del aceite de oliva virgen extra ante otro tipo de aceite vegetal debido a su proporción en grasas monoinsaturadas. 

Por otro lado, los polifenoles del aceite de oliva virgen extra retrasan el envejecimiento celular y están siendo estudiados como elemento crucial en la ayuda de la prevención de algunas enfermedades neurológicas, como el Alzhéimer, y algunos tipos de cáncer, como el de mama.

Si quieres saber más sobre los beneficios que puede aportar el aceite de oliva virgen extra, te recomendamos este post en el que hablamos sobre ello.

Diferentes sabores, cosecha temprana y variedades de aceituna

El aceite de oliva virgen extra puede tener tantos matices como variedades de aceituna existan, incluso más. Con un coupage (combinación de diferentes variedades de aceituna), podemos encontrar matices que no encontraríamos en un aceite monovarietal (elaborado con una sola variedad de aceituna).

Dependiendo del uso culinario que daremos al aceite de oliva virgen extra, podemos comprar uno u otro, dependiendo de la variedad. Por ejemplo, si utilizaremos el aceite para su consumo en crudo, con ensaladas o en tostadas, recomendamos escoger un aceite de oliva virgen extra de variedad picual, el cual potenciará mucho más el sabor. Si, por el contrario, queremos el aceite para elaborar salsas, mayonesas o repostería, un aceite de oliva virgen extra variedad arbequina será la mejor opción.

Para las frituras, cualquier aceite de oliva virgen extra es adecuado, siempre y cuando sea virgen extra. Lo único que deberíamos tener en cuenta sería la variedad con más estabilidad a las altas temperaturas, como son la picual y la hojiblanca.

Por otro lado, si nos fijamos más en el sabor de un virgen extra, encontramos diferencias entre el aceite de oliva virgen extra tradicional y el aceite de oliva virgen extra cosecha temprana. Este último tiene un sabor mucho más intenso, con más amargor y picor, debido a su alto contenido en Oleocanthal. Su intenso color verde lo otorga la clorofila, también en altos niveles.

Un aceite de oliva virgen extra siempre va a tener un sabor con matices frutados. Si notamos en el gusto un sabor frutado, amargo y un poco picante, estamos consumiendo un aceite de oliva virgen extra elaborado con una aceituna sana, de calidad. Si notamos que el aceite tiene toques a rancio y oxidado y está plano y apagado, es un mal aceite de oliva.

Nunca debemos fijarnos en el color de un aceite de oliva para determinar su calidad, la cual viene determinada por su sabor y olor.

Para el medio ambiente, compra aceites ecológicos

Si queremos luchar contra el cambio climático, mejor optamos por un aceite de oliva virgen extra ecológico, como el que tenemos en Oliaesa.

Este tipo de aceites sigue siendo virgen extra, lo único que cambia es la forma en que se cultiva. En la agricultura ecológica, no se utilizan pesticidas ni insecticidas artificiales para el cuidado de los olivos, lo que resulta positivo para cuidar la biodiversidad de la zona y emitir menos gases de efecto invernadero.

También es beneficioso para la preservación del suelo. De esta manera, se lucha contra el problema actual de la deforestación, orientado a obtener un suelo cultivable. Se respetan los ciclos de la naturaleza y se utilizan los recursos naturales para el cuidado y mantenimiento de los cultivos, en este caso, de los olivares. 

Además, según la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, los cultivos ecológicos reducen la huella de carbono en un 30%. En el olivar ecológico, esta cifra aumenta un 9%. Esto significa que el olivar ecológico reduce hasta en un 39% la huella de carbono.

Siguiendo esta guía, no volverás a tener dudas a la hora de elegir qué aceite de oliva comprar. Además, así evitarás caer en el fraude que existe en el mundo olivarero, donde muchos comercializadores etiquetan al aceite de oliva como “virgen extra” cuando, en realidad, no lo es.

Aceite Virgen Extra Facebook
Aceite Virgen Extra Twitter
Aceite Virgen Extra Instagram

Únete a nuestra Newsletter

Y recibe por correo electrónico todas nuestras noticias, lanzamiento de nuevos productos y promociones

Olivareros y Almazareros de España S.A. (Oliaesa) © 2021 Todos los derechos reservados